lunes, 5 de diciembre de 2016

De los mini-trabajos (flamante carrera parte 4)

          En mi clase de baile se hartan de reír conmigo cada vez que digo que tengo un nuevo trabajo. Afortunadamente esto está ocurriendo últimamente con más frecuencia, después de tantos años sin trabajar casi nada. Lo han bautizado como "los mini trabajos" porque claro, uno sólo no me da para vivir... ni con dos tampoco. Pero es un comienzo. Y al menos estoy haciendo algo, lo cual ha hecho que cambie mi estado de ánimo un montón (por aquí intentaba que no se notase pero estaba bastante depre).

          Ya conté que tenía un trabajo nuevo desde septiembre, pero de éste no voy a hablar mucho. Doy algunas clases en una academia y estoy muy contenta porque estoy aprendiendo mucho. No son simples clases de refuerzo (que también hay alguna) sino que ayudo a niños y niñas con algún problema de aprendizaje concreto. De momento son muy poquitos, pero ojalá que vayan viniendo más. Me estoy esforzando mucho porque son situaciones muy diferentes entre sí y me obliga a aprender y reciclarme en muchos aspectos que tenía un poco olvidados o de los que tenía pocas nociones. Es un trabajo que ahora mismo me supone varias horas de trabajo por cada hora de sesión, pero ya os digo que estoy muy contenta de tener esta oportunidad.

          También dije hace unas semanas que empezaba un trabajo, y era otro. De éste creo que sí puedo hablar... ¡Es en un comedor escolar! Estoy sustituyendo una baja médica así que tiene los días contados, pero ¡algo es algo! Además espero que todo vaya bien y que si al terminar vuelve a haber otra baja, pues me puedan llamar.

          En el comedor hay 4 mesas de infantil, con unos 12-14 niñ@s cada una y 3 mesas de primaria, con 25-30 niñ@s cada una. Os podéis imaginar el ruido cuando se juntan más de 100 niños. Hay una monitora por cada mesa (un chico y el resto mujeres) y 3 auxiliares de cocina. ¡Y no se para el todo el rato! A veces puede llegar a agobiar un poco.

          No voy a recrearme en lo que se hace como trabajo porque quien más y quien menos sabe: poner de comer a los niños, procurar que coman, rellenar los vasos de agua cuando haga falta y retirar después todo. La cuestión es: cada niñ@ de su padre y de su madre (o sea, muy diferentes entre sí) y todos juntos a comer en pleno desfogue de "acabo de salir de clase". Una locura a veces.

          Situaciones que una se encuentra:

Niña 1: - Señoooo (porque por más que les digas que no eres maestra y que te llamen por tu nombre, te seguirán llamando "seño") Menganita me ha quitado mi pan!!!! (todo a voz en grito... en parte porque como hablen más bajo, no me entero, que hay mucho ruido)
Yo: - A ver ¿porqué la dejas sin pan?
Niña 2: - No, ella tiene uno ¿lo ves? sólo se lo he cambiado
Yo: - 😓 y porqué?
Niña 2: - Porque ése no me gustaba
Niña 1: - Ya, pero ése era mi pan! A mí tampoco me gusta éste
Yo: - Y qué diferencia hay?
Niña 2: Que ése no me gusta
Yo: - Bueno pues ya está, yo te traigo otro 😒

Lo tengo que dejar porque me llaman de otro sitio:

Niño 1: - Señooooo!
llego y me lo veo empapado de arriba a abajo
Yo: - ¿Qué ha pasado?!
Niño 1: - Fulanito me ha tirado el agua!!
Niño 2: - No es verdad, se me ha caído!!
Yo: - Voy por una bayeta, no os mováis...

Y como no tengo bastante con recoger 26 platos de sopa (que algunos vuelven sin que los hayan tocado siquiera) y poner otros 26 de tortilla y volverlos a recoger con todos sus cubiertos y sus vasos... lo de la bayeta hay días que se repite ¡hasta 4 veces!

Niña 3: - Señooooo, Setanita ha chupado mi pan!!
Yo: - 😑 Setanita no chupes el pan de tu compañera
(pero ¿cómo se le ocurre?)

Otra de las frases diarias:
Niño 3: - Seño ¿puedo cambiar el plato con el de al lado?
Yo: - No
(al principio no me importaba, pero es que como empieces a dejarlos, luego ya no paran de preguntar cosas cada vez más absurdas y se descontrolan).

Y cuando menos lo esperas:
- Seño ¿tú tienes hijos?
- Seño ¿porqué siempre llevas esa sudadera? (no tengo uniforme aún, me pongo una sudadera que no me importa manchar y la lavo y me la pongo de un día para otro?
- Seño, eres más guapa que el sol al amanecer (están jugando a "verdad o atrevimiento")
- Seño ¿porqué tienes esto en la cara? (con "esto" se refiere a las cicatrices del acné... cuando no me ven me retiro a una esquina a llorar un poquito)
...
L@s niñ@s, que son muy curiosos... aunque la verdad es que no me molesta, me hace mucha gracia que me hagan preguntas.

Y la frase más escuchada:
- Esto no me gustaaaaaa
(pero así, con la voz de malaje)


          Iré apuntando las cosas que más me diviertan para hacer otro post al final, pero de momento lo dejaré aquí para no extenderme mucho. El trabajo va bien porque aunque algunos den un poquito de guerra (algunos incluso con algún problema de conducta más grave) en general son niños y niñas buenos y simpáticos. Obviamente y aunque no queramos reconocerlo siempre hay gente que te cae mejor y otras peor, y eso también pasa con los niños, así que ya me han robado el corazoncito algunos (pero intento tratar igual a todos, que conste). Las compañeras (y compañero) son estupendas y desde el principio me han acogido y ayudado en lo que pueden (por ejemplo a pasar lista los primeros días porque yo no conocía a los niños) y estoy muy a gusto allí.

          ¿Alguna anécdota que contarme de la hora de las comidas? xD
          ¿Planes para estos días de fiesta?

18 comentarios:

  1. Jajajajajaja los niños son super divertidos!! aunque es cansado trabajar con ellos.

    ResponderEliminar
  2. pues me parece bien, son trabajos que te hacen estar ocupada y te proporcionan experiencia, en este caso por ejemplo en el trato con niños. y muchas anécdotas divertidas que contar. ;)
    a mí me pasa igual que a ti, en el blog y en facebook suelo ser reservado en cuanto a mi estado emocional.
    en mi colegio, en el comedor nos hacían comerlo todo, y había menú único. y yo soy rarito para las comidas, hay muchas cosas que no me gustan. lo siento, pero es algo que llevo de serie. ^_^
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, estudié para otra rama de la profesión pero curiosamente casi todos mis trabajos han sido con niños, y me gusta xD
      En mi comedor hay muchos niños que a veces no comen nada porque no les gusta... tampoco puedo obligarles cuando tienen ya 10 años. Yo también era delicada cuando peuqeña, pero luego se me pasó, jaja.
      Gracias por comentar, un besitoo

      Eliminar
  3. Ayyyy a mí los niños me encantan y me río mucho pero son agotadores.
    Me alegra que vayas encontrando cositas y siento mucho que estuvieses depre, al final todo va mejorando.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo trabajo muy pocas horas, pero sí, tienes toda la razón.
      Muchas gracias guapa, un besotee

      Eliminar
  4. Me alegro de que ahora atravieses una época mejor :)
    Yo tengo mi blog desde el 2014, y el 2014 y el 2015 fueron años bastante deprimentes en mi vida, pero tenía el blog precisamente como evasión y entretenimiento. Y en este 2016 que ya pronto se marcha me ha ido la cosa un poquito mejor.
    Parece ser que, aunque tus trabajos sean agotadores, llegas a casa sintiéndote bien contigo mismo, ¿no? Y ojalá para el 2017 todo te sea mejor.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y espero que sea un año mejor también para ti ;)
      La verdad es que el blog ayuda porque te centras en otras cosas, conoces gente, te entretiene... al menos a mí también me sirvió.
      Un beso enorme

      Eliminar
  5. Joder seño, deja de quitarme el pan. Que me tienes frito ya con tus malos hábitos de reformatorio, ¿acaso crees que no sé que luego cuando me lo devuelves me lo das chupado? Venga seño, ¡si es que te portas fatal! XD

    Señooooooooo las judías verdes tienen muchas fibras y están duras!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que mis niños no dicen "joder", tendría que reñirles xDD
      Me da igual, es lo que hay, así que te las comes :P

      Eliminar
  6. Recuerdo cuando estaba en el comedor del colegio. ¡Qué nostalgia! y que mal lo pasé, yo era muy quisquillosa con las comidas. Aunque algunos platos se la traían. La cocinera harta de las críticas nos dijo que si no nos gustaba el menú que lo diseñaramos nosotros. No le sentó muy bien que al día siguiente le llevaramos el menú del mes siguiente planeado....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo nunca estuve en el comedor escolar, por suerte, porque tampoco comía de nada.
      Los niños también piden cosas: pizza, perritos y esas cosas, pero claro, sólo ponen comida sana :P

      Eliminar
    2. El menu que hicimos era bastante equilibrad (asi podría colar). Pero eliminamos platos atroces comunes en el comedor, como las judias verdes con tomate frito (traumatizaron a toda una generación) o esas costillas con patatas (eran muy aceitosas y me sentaban mal).

      Eliminar
    3. Está claro que a todo el mundo no le puede gustar lo mismo, jeje. En mi comedor la comida no depende de las monitoras, nos viene así, de modo que pocos podemos hacer :P

      Eliminar
  7. Ay, qué bueno! La niña cambiándole el pan a la otra porque ese no le gusta XD
    Yo nunca fui al comedor del colegio, bueno, solo un par de veces y lo odiaba, siempre ponían lo que no me gustaba como potaje y cosas así, argh xD Yo era de las quejicas, jaja!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aquí también ponen potaje, guisos y esas cosas, jeje.
      En serio, lo del pan me dejó boquiabierta ¡si son todos iguales!
      Besitoss, gracias por pasarte y comentar ;)

      Eliminar
  8. jajajajajaja me encanta, me trae muchos y buenos recuerdos de cuando fui "maestra" en comedor y refuerzos varios... Espero que te vaya genial y que le encuentres siempre el lado bonito al trabajo. ¡Mantente firme! xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo intento! Aunque hay veces que los niños te desafían de verdad... pero bueno, de momento me lo estoy pasando bien.
      Gracias! ^_^

      Eliminar