jueves, 12 de mayo de 2016

Muslitos de pollo en salsa

           De nuevo con una receta súper fácil, para gente a la que le da pereza cocinar (como está siendo mi caso, jajaja).

          Es de lo más inofensiva, sólo pollo y cebolla (aparte de aceite y sal o el condimento que se quiera y un poco de caldo si hiciera falta).

          Yo compro los muslitos así directamente cortados, pero se puede hacer con cualquier parte del pollo, la que más os guste. Se echa un buen chorro de aceite en una olla/cacerola y se sofríen los muslitos, previamente sazonados. No hay que dejar que se cocinen del todo, sólo un poco por fuera.


           Más o menos así, no sé si se verá bien en la foto. Se sacan y se reservan.

          En la misma olla se echa una cebolla grandecita cortada en juliana. Se cocina hasta que suelten el agua (todas las verduras sueltan, hay que estar pendiente porque se evapora y empiezan a freírse otra vez).


          Se vuelven a incorporar los muslitos y, si no hay suficiente caldo se puede añadir agua (y un trocito de pastilla de caldo) o caldo hasta que más o menos cubra la carne. También se puede añadir aquí un chorrito de vino blanco y subir el fuego para que se evapore el alcohol.


          Sinceramente, no recuerdo si tuve que añadir mucha o poca agua, y depende de si se quiere con más o menos caldo, el caso es que no se quede seco. Se deja cocer hasta que la carne esté hecha.

           Las primeras veces que cocinaba me daba coraje que en las anotaciones de las recetas de mi madre no pusiera tiempos de cocción ni nada. ¡Yo los necesitaba! El tiempo para la olla a presión se los sabe de memoria y para las ollas normales... es que ahora tampoco me hacen falta a mí. La verdad es que no lo mido porque como hay que estar pendiente, ya con verlo sé cuándo están hechos... La próxima vez que haga esta receta intentaré fijarme y editar el post (y hacerle una foto en el plato puesto, que así en la olla queda muy cutre, jaja).

          ¿Cuál es vuestra receta de pollo favorita?

8 comentarios:

  1. Pues fijo que te quedó delicioso, estoy seguro. A mí es que me gusta mucho el pollo asado, concretamente la pechuga. Sin duda es mi variante preferida del ave :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También hago pollo asado muchas veces pero es que es tan fácil que no merece la pena ni poner la receta, jaja (vamos, pongo los trozos de pollo en la bandeja, aderezo y al horno), pero prefiero los muslos a la pechuga :P

      Eliminar
  2. Pues opino como Holden, seguro que estaban buenísimos. A mí también me gusta el pollo, dda mucho juego.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo da, hay miles de recetas para el pollo, y ésta es muy fácil :)
      Besitoss

      Eliminar
  3. Que pinta! Y encima con mi carne favorita, entre estos platos y los postres que nos enseñas voy a echar a perder la operación bikini! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, bueno, las tartas no, pero esto no es tan fuera de la dieta xDD
      Besitoss

      Eliminar
  4. La verdad es que los muslos es la parte del pollo que menos me gusta... soy más de pechuga. Besiis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo prefería la pechuga de pequeña, pero depende de la receta, la verdad.
      Un besitoo

      Eliminar