martes, 8 de julio de 2014

Regalos con denominación de origen

           Hace unos 6 meses conté que mi hermana se iba a Alemania. Concretamente se fue a Colonia, porque era allí donde había ganado la oportunidad de estudiar una especie de ciclo formativo y unas prácticas remuneradas. Y también en un post conté que lo mejor de no ir de viaje pero la gente de tu alrededor sí vaya es que te traigan regalitos... Pues lo que no he contado es que tiene vacaciones y que volvió la semana pasada ¡con regalitos!

          Después de recogerla en el aeropuerto nos fuimos todos juntos a cenar, pero al postre tuvo un detalle con cada un@.

          Había estado hablando con ella de las clases de alemán a las que fui... así que me trajo un incentivo para que aprenda a leer en el idioma :D



          Es un librito  muy corto, como para niñ@s, solo que el lenguaje no es tan sencillo. Parece ser que está escrito en verso. Tiene unas ilustraciones preciosas, muy dulces y coloridas.



          Además una miniatura de Agua de Colonia. Con denominación de origen.

Lo mismo la foto engaña, el bote tiene unos 5 cm de alto :P


          Ya me estuve informando de cosas curiosas de Colonia y ésta es una de las más relevantes: allí se inventó el Agua de Colonia. Una variación del perfume más fresca y adecuada para usar cuando se lavaban mucho menos que ahora. El italiano G.M. Farina la creó a principios del  S.XVIII y desde entonces la usaron numerosos personajes importantes, desde Napoleón hasta Kennedy.



          El otro detalle es la chapita donde pone Köln, que es el nombre de la ciudad en su idioma (en alemán, vaya). Aún no sé dónde la voy a poner y de momento la he colocado en el tablón de corcho, jeje.

          Estoy encantada con mis regalitos!! También trajo agua de colonia para mi hermana y mi madre, el tradicional imán para la nevera, un llavero con la catedral (también muy famosa), una cajita de música desde Bonn con el himno de la alegría (de Beethoven, oriundo de allí) y chocolates. Unos chocolates excesivamente buenos! Ni que decir tiene que en mi casa duraron escasos dos días, jaja. Dior qué buenos estaban.

         ¿Conocíais el Agua de Colonia original?

6 comentarios:

  1. oh!! me encanta el libro y me alegro que tu hermana haya venido unos dias y encima con regalitos, imagino que habra tenido que ser dificil para todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síii, le dan muy poquitos días pero bueno, así tenemos la excusa de ir a visitarla en agosto allí, jajaja.

      Eliminar
  2. Ni idea de lo del agua de colonia... ¡Quéeeeeee te parece! Lo que aprende una :)

    El cuento tiene una pinta... casi me dan ganas de aprender alemán para entenderlo... pero solo casi xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, yo me enteré cuando estuvimos investigando porque mi hermana se iba para allá. Y tiene todo el sentido que llamemos colonia a la colonia, jajaja
      El cuento es muy bonito, aunque ni que decir tiene que aún no he podido descifrar lo que pone ¡el alemán es muy complicado!

      Eliminar
  3. No sabía lo del agua de colonia!!! Qué bien que tengáis a tu hermana por casa de vacaciones... que tal le va por Alemania? Espero que genial porque por aquí las cosas están bastante difíciles... El cuento parece una monada, pero hay que ver lo feo que es el alemán jajajaja

    Un besazo reina!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no es que esté mal pero las cosas son difíciles cuando no conoces el idioma y la gente no es tan acogedora como en España. Pero sí, las cosas están peores aquí en cuanto al trabajo así que...
      El cuento es monísimo pero el idioma una tortura, sí. Jajaja.
      Un beso a ti también!

      Eliminar