lunes, 30 de junio de 2014

Exposición con un poco de Historia

          Este fin de semana, por salir un poco de la rutina y de paso hacer algo más cultural que de costumbre, arrastré a Sr.AA a una exposición.



          Esta exposición es con motivo de la conmemoración de la inauguración del Parque de María Luisa en 1914, uno de los pulmones de la ciudad de Sevilla. Y sin duda, uno de los enclaves de obligada visita cuando un@ viene a Sevilla (al menos bajo mi punto de vista).

Vista de una de las fuentes del Parque María Luisa. Vía


          Se celebra en el Casino de la Exposición hasta el 27 de julio, de martes a domingo (por si alguien quiere pasarse). Es un sitio muy adecuado, ya que se encuentra justo en las puertas del citado parque y tiene mucho que ver con su historia.

Vista actual de lo que fue el Pabellón de Sevilla en la Exposición Universal de 1929,
actualmente Casino de la Exposición.


          Porque para entender este parque, hay que hablar de Historia de España. Al menos un poco. Los terrenos del parque probablemente eran en la Edad Media propiedad del tribunal de la Inquisición. Allí, en una parte, les dio por instalar la sede del colegio-seminario de la Universidad de Mercaderes (que acogía e instruía a huérfanos de marineros). Posteriormente fue el Colegio de la Marina (donde ingresó allá por 1846 Gustavo Adolfo Béquer, por ejemplo). Después se destinó a otros usos, incluso estando en desuso algún tiempo por necesidad de reforma hasta que en 1849 fue adquirido por Antonio María de OrleansLuisa Fernanda de Borbón, duques de Montpensier. Y de los terrenos adjuntos hicieron un jardín, cuidado por el jardinero francés Lecoland.

Palacio de San Telmo, el que fue residencia de los duques de Montpensier. Está a un lado del parque. Vía


          Vamos a ver, porque esto es complicado para mí, una persona que considera que llamarse igual que su madre ya es un lío. Y es que en las familias nobles/reales todos se casan entre sí, por lo que tienen nombres repetidos y apellidos súperrepetidos...
 
          Antonio de Orleans era el hijo menor del Rey de Francia Luis Felipe I, y de María Amalia de Borbón-Dos Sicilias, princesa de Sicilia (uy, qué apellido más conocido...). Y se casó con María Luisa Fernanda de Brobón y Borbón-Dos Sicilias (jelou, repitiendo apellidos ya), infanta de España por ser la segunda hija de Fernando VII y María Cristina (me quiere gobernar, y yo le sigo le sigo la corriente...) de Borbón (sí, todos la misma familia...). Por tanto, era hermana de Isabel II (a la que su cuñado Antonio ayudó a derrocar del trono, por cierto). A lo que iba, que se casaron y tal, y tuvieron 9 hijos (casi ná), siendo una de ellas María de las Mercedes (ésta es famosa).

          Isabel II se había casado con un primo suyo, Francisco de Asís de Borbón y tuvieron a Alfonso de Borbón y Borbón (más redundante no lo había). Que se convertiría en Alfonso XII, Rey de España. Ocurrió que el Rey pasaba por Sevilla y se encontró con esta prima suya (prima hermana) María de las Mercedes y dicen que se enamoraron (dicen... porque el padre de ella pretendía el trono y ya que él no pudo tenerlo, "animó" a su hija a subir a él). Y desde entonces pasaba a verla cada día mientras ella cosía en la terraza. Allí en el salón principal del Palacio de San Telmo fue donde le pidió matrimonio (por carta).

(Copla María de las Mercedes, por Marifé de Triana, con imágenes
de la película ¿Dónde vas Alfonso XII? cuenta la historia de los dos).


          Luisa Fernanda enviudó en 1890 y 3 años después legó los terrenos del jardín a la ciudad de Sevilla, para disfrute de l@s ciudadan@s. Esto lo hace oficial en una emotiva carta dirigida al alcalde de ese momento, de la cual puede leerse un trozo en la exposición. Años después fallece, dejando el Palacio a la Archidiócesis de Sevilla, que más tarde cedería a la Junta de Andalucía para albergar la sede del gobierno autonómico.

Uno de los patios interiores del Casino de la Exposición.


          He aquí que el parque se llame "de María Luisa" aunque en la exposición se centran más en los orígenes del parque, su reestructuración para ser abierto al público en 1914, y su importancia en la Exposición Universal de 1929.

          Ya antes de ser inaugurado como parque en 1914, se había elegido éste como localización de la Exposición Universal, contratando para tal evento al paisajista francés Forestier y al arquitecto Aníbal González. Ellos son los responsables del aspecto que ofrece hoy día, una mezcla entre el clasicismo de los jardines botánicos franceses y el estilo andaluz con el uso de los espacios y fuentes de influencia árabe típicos de la zona, en lo referente a la vegetación que coordina perfectamente con los edificios que el arquitecto ideó para el proyecto: los pabellones mudéjar y Real (actualmente museos de la ciudad) y la Plaza de España (joya arquitectónica donde las haya, usada en numerosas ocasiones como escenario de grandes películas).


1. Lawrence de Arabia
2. Star Wars Episodio II
3. El dictador
Misma plaza!


          Cada calle, cada rincón y cada glorieta del parque está cargada de significado, de historia. Aunque reconozco que ni yo misma me las sé todas y cada vez que voy me sorprendo con algo nuevo.

Vista al patio interior desde la ventana con reja de forja, muy típica de aquí


          Evidentemente me fascinan estas cosas y su parte en la Historia, por pequeña que sea, pero a decir verdad la exposición en sí no es nada del otro mundo. Sólo unas cuantas fotos antiguas y unas líneas en cada una de ellas explicando algunas cosas del parque, una copia de parte de la carta de María Luisa cediendo los jardines (esto sí me pareció bonito, pero hubiera dado más caché exponiendo el original) y como punto gracioso los diferentes personajes a tamaño real por allí expuestos que, si los mirabas desde el ángulo correcto, daban la impresión de estar en el parque. Además de una sala de audiovisual proyectando más fotos antiguas del parque en diferentes épocas. Yo me pasé el rato intentando concentrarme para leer los carteles mientras Sr.AA me daba vueltas cual satélite e interactuaba con los niños que andaban por allí con sus familias (en verdad tenía ganas de irse a jugar con ellos, pero no los conocía de nada, claro).
En los balcones de la estancia se podía leer la parte de la vida de los duques que había transcurrido allí

          ¿Conocéis el parque?
          ¿Alguien puede aprenderse todos los parentescos entre las familias reales? xD     
   

2 comentarios:

  1. Madre mía!!! Que lección de historia para primera hora de la mañana... jejejeje. Me ha parecido muuy interesante, lástima que no hubiera mucha chicha en la exposición... Nosotros a veces también vamos a alguna, aunque en el pueblo cuando hacen exposiciones generalmente son de alguien del pueblo o con raíces en el pueblo que pinta cuadros, hace esculturas, manualidades...

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en la exposición no es que no hubiera información, es solo que... era aburrida. No sé. Y es que me gusta contar toda la historia de las cosas, jajaja.
      La verdad es que en Sevilla hacen más cosas, en mi pueblo igual que en el tuyo, siempre son de gente de aquí y tal. Pero bueno, está bien darse una vuelta, jeje.
      Un beso enormee

      Eliminar