viernes, 7 de marzo de 2014

Comida sexy

     Uno de los días que salí por ahí a cenar (y no es que salga mucho) nos dio por ir a un restaurante portugués al que habíamos ido hace ya un tiempo.

     Era una avenida, muy concurrida y pegada a una zona en la que prácticamente ni se puede entrar en coche (lo que viene siendo no caber y/o ser peatonales: Sevilla centro) así que cuando encontré un hueco en la misma avenida periférica, aparqué corriendo. Lo digo sin exagerar, soy bastante buena aparcando, tardo poco y puedo hacerlo en un hueco sólo dos palmos más grande que mi coche... pues en el tiempo que tardé en aparcar, me preguntaron 2 veces que si me iba. Estaba algo lejos del sitio y hacía frío, pero me daba igual.

     Caminamos hacia el sitio (yo muertísima de frío con el vestidito que me había puesto, jeje, que para una vez que salgo...) y cuando voy a entrar, una bofetada de olor insoportable me hace pararme. Miro las puertas, las veo diferentes... miro el letrero... ¡Jaaarl! ¿dónde se fue el portugués? En su lugar hay un sitio de comida hindú. Ahora me explico lo del olor. Entiendo que hay gente a la que le gusta pero yo el curry no lo soporto (concretamente es la cúrcuma lo que no me gusta), tengo alguna especie de aversión, no sé muy bien porqué, el caso es que ese olor me levanta el estómago.

     Afortunadamente Sr.AA sabía que esa zona es rica en bares de tapas (yo como tengo tengo la capacidad visoespacial un poco atrofiada, no tenía ni idea de dónde andaba), simplemente al girar la esquina... todo un mundo de locales guays con gastronomía espectacular y gente bien. Yo en estado de shock ¿desde cuándo se ha vuelto la Alameda taaaaan pija?

     Entramos casi en el primer sitio que vimos, tenía buena pinta y no me arrepiento! Estaba allí la gente de normal, como si fueran todos los días pero para nosotros fue perfecto para una celebración como pareja porque no somos muy empalagoso y aquello era suficiente para nosotros, jeje.


     El sitio se llama Sexappeal Tapas, y era todo así muy mono, con sus corazones decorando la barra y el papel de las columnas en papel estampado con la palabra amor en un montón de idiomas. Pero nada empalagoso ni cursi.

Esto es el dibujo que hay en la carta (más o menos)
(foto de su página de Facebook)


     Me gustan los sitios originales. Nada más que con la carta ya me ganaron. La sección de ensaladas y otros entrantes se llama Delirios de placer, la sección de pescados, Delicias de Poseidón (o algo así), la de carnes, Pecados de la carne. Las o de los títulos eran siempre corazoncitos, y al lado de cada plato se señalaba también con corazones si era más o menos afrodisíaco. Por ejemplo,  la ensalada Jardín del Edén (con mezcla de lechugas, pollo rebozado en cereales, manzana verde, frutos rojos y vinagreta de miel) tenía un corazón, mientras que las miniempanadas de pollo con pétalos de rosa espolvoreadas con canela, tenían 3 corazones.

Foto de su página de FB también


     Tenía todo muy buena pinta y muy buena presentación. Además de eso pedimos la Suculenta Noruega (un tartar de salmón, riquísimo) y postre. Normalmente ni como postre, ni suelo pedirlo en los sitios a los que voy a comer porque todo lo que se me antoja tiene lactosa y no quiero arrepentirme luego. Pero es que vi a uno de los camareros llevar postres a la mesa de al lado y tenía que probar al menos uno. Eran taaan preciosos que tuve que hacerle una foto (no suelo hacerle fotos a la comida aunque ésta se lo hubiera merecido, porque me da mucho corte y no sé si les sentará mal y eso).

     Pedimos un "caramelo". Mousse de caramelo, recubierta por caramelo, y rellena con una pastilla de mousse de chocolate negro, sobre una base de bizcocho de avellanas. Una auténtica locura!



     Todo hubiera sido perfecto si no se hubieran olvidado de la ensalada que pedimos. Esas cosas me ponen nerviosa... Tardan bastante en llevar la comida, aunque entiendo que estaba aquello casi lleno y que la comida está recién hecha, así que es normal. La cuestión es que nos trajeron las tapas antes de la ensalada y eso ya no es normal. Se habían olvidado. No sé si se hacerla o de apuntarla. Pero bueno, se lo dijimos, lo comprobó en cerocoma y en cuanto terminamos las tapas nos la trajeron. Las mesas no son grandes y los platos sí, es de agradecer que estén pendientes de cuándo terminas para ponerte lo siguiente. Es un punto a favor. La única inconveniencia fue esa, que prefiero la ensalada antes... aunque la que pedimos era tan dulce que podía tomarse de postre, jaja.

     Podéis ver su página web y su Facebook, de donde son las fotos que he puesto (menos la que hice yo, claro)

     Después seguimos nuestra fiesta en casa con unos gin7up (que no nos gusta la tónica) y una buena peli (bueeen, lo confieso, era una de Tom Hanks en los 80... pero a mí me gustan ésas, ea).

     ¿Conocíais algo así?

     Feliz viernes!!

2 comentarios:

  1. Ala que buena pinta que tiene el restaurante!!! La verdad es que ahora parece que triunfan los bares/restaurantes que buscan la originalidad... Por aquí ahora le han dado una vuelta de tuerca a un bar de un polígono (donde la mayoria de los clientes son hombres) y 4 días a la semana a la hora del almuerzo las camareras atienden en ropa interior... era un bar que iban a cerrar por la crisis y ahora está lleno jajajaja

    Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué fuerte me parece!! En serio hacen eso? Está claro que hay que buscarse la clientela de alguna forma e innovar pero eso... me parece un poco raro, jaja.
      Bsitoss guapa!

      Eliminar