lunes, 17 de marzo de 2014

Cupcakes de San Patricio

     Cuando ya vislumbro la primavera empieza a invadirme el gusto por el color verde. Es el color de empezar algo: empezar a brotar las plantas, empezar a andar en el semáforo... Y es en estas fechas que empieza a hacer buen tiempo, que Pinterest de inunda también de verde. Por ser el día de San Patricio.

     A mí me gusta decir que cualquier excusa es buena para celebrar algo. El día de San Patricio es famoso por ser el patrón de Irlanda, cuya población se expandió bastante en algún momento de la Historia y por eso hoy en día se celebra en tantos sitios. Normalmente estas cosas ni me van ni me vienen, pero como digo, estos días tengo feeling por el color verde. Aunque la razón más importante es que también me encanta Irlanda.

     Fui hace casi 7 años ya. Quizá alguna vez he contado la historia aquí, no lo sé. Sr.AA obtuvo una beca (antes de conocernos incluso) para ir 3 semanas a estudiar inglés al extranjero. Eligió Dublín en octubre. Mientras que llegaba la fecha, nos conocimos y empezamos a salir. Como se iba suficientemente cerca, decidí que compraría un billete para ir a visitarle. Se fue y yo le eché de menos durante una semana, pero luego pasé allí 5 días. Con lo que protesto y con lo cansina que soy por ir a visitar cosas (cuando él estaba felizmente haciendo vida con sus compis de la residencia), aun cuando cogí una infección que me tuvo algo molesta... el viaje puedo decir que estuvo muy bien.

     Eso quedó ahí y después hemos tenido la oportunidad de ir a más sitios... pero echando la vista atrás, yo creo que es Irlanda al que más cariño le tenemos. Me di cuenta de que fue la primera vez que estuvimos juntos en otro país (aunque cada uno viajó por separado), que fue muy divertido y muy especial. Y que nos encantó esa ciudad, su historia, el encanto de sus calles, la maravilla del paisaje en cuanto salías de la ciudad, sus preciosos parques, sus pubs taaan divertidos y auténticos y... su amor por SU cerveza.



     El año pasado hice una tarta para el cumpleaños de Sr.AA el año pasado (Hermana Pequeña la recuerda... y se relame). Pues busqué la receta de nuevo, esta vez para cupcakes.



     Como siempre, he tenido que variar cosas porque a la hora de ponerme a ello, me faltaba algún ingrediente. Por ejemplo la nata, que he sustituido por leche porque solo tenía 200 ml, que he usado para la cobertura y  no es que por aquí cerca vendan nata que yo pueda consumir (coger el coche para ir al centro comercial solo a por nata, como que no renta).

     Lo primero que hice fue los tréboles de decoración (empezando la casa por el tejado, yeah!).

     Necesitamos:

- Chocolate blanco
- Colorante verde, en pasta a ser posible



     ¿Porqué mejor en pasta?, pasta o gel, pero gel de verdad, no del que yo tengo... Pues porque, cosa que nunca te cuentan, cuando mezclas el colorante líquido con el chocolate, de repente se espesa y no queda fino.

     Tengo una lámina especial para estas cosas, pero finalmente usé un trozo de papel de aluminio como base. Sólo hay que calentar un poco el chocolate en el microondas hasta que se derrita.

     Añadirle el colorante verde y remover bien.

     Hubo que echar bastante colorante, más de la mitad del tubito. Realmente en la foto no se ve el color que luego le quedó. Por eso la foto de abajo a la derecha es con flash. Queda peor, pero se ve el color más parecido a como se veía en persona, jeje

     Ponerlo todo en una manga pastelera con una boquilla fina (en mi caso una bolsa de congelar pequeña, con un agujerito en la punta. Funciona).

     Cuando se enfríe un poquito (pero no demasiado) se puede ir dibujando tréboles encima del papel de aluminio. Lo hice a ojo, sin plantilla. Cosa a considerar para la próxima, porque no me salieron muy allá.


     Simplemente le hice un agujerito muy pequeño en el pico de la bolsa. Después los dejé enfriar en una bandeja en el frigorífico.

     Después hacer las magdalenas de guinnes y chocolate.



     La receta la saqué de Cocido de sopa, por si queréis la original (la cambié bastante porque la cobertura tampoco es la misma).

     Una recomendación: abrir la lata de cerveza encima del fregadero, es un poco escandalosa...



     La masa es líquida, con lo que se rellenan muy bien las cápsulas con una cuchara de helado. Queda un bozcocho jugoso pero esponjoso, no sube mucho y es negro!





     Mientras se hornean (tuve que hacer dos tandas) se puede hacer la cobertura. Como la última vez, es nata con chocolate, pero esta vez chocolate blanco.

     Necesitamos:

- 150 gr. de chocolate blanco
- 200 ml. de nata para montar

     Se pone todo en un cazo a fuego muy bajo. Se remueve mientras se va calentando, hasta que todo el chocolate esté fundido del todo y la mezcla sea homogénea. Se retira del fuego y se deja templar.

     Yo lo cambio al bol donde luego voy a montarlo, porque así se enfría antes. Además una vez frío lo meto al frigorífico y el bol se enfría también, lo cual es bueno para después montar la nata.

     Estas son las cantidades que usé yo, pero se puede hacer con más o menos chocolate. Para usarlo sin montar (por ejemplo como cobertura de tarta), hay que poner mucho más chocolate blanco que nata, porque si no, queda totalmente líquido. Para montarlo hace falta batirlo mucho tiempo (me dolía hasta la mano de sujetar la batidora...).

     Una vez esté bien frío se saca y se monta con la batidora de varillas. A estas alturas las magdalenas se han enfriado también, así que se pueden decorar. Esta vez no usé la manga ni ninguna boquilla, porque prefería dejar la cobertura así irregular. La espuma de la cerveza negra es blanca y lisa, pero la cobertura me apeteció hacerla algo más irregular, con textura.





     Feliz San Patricio!

8 comentarios:

  1. Mmmmmmm, deberías poner un ngocio de cupcakes como en dos chicas sin blanca, y te lo digo en serio.¡Madre mía, qué obra de arte! A mí me encanta Irlanda y todo lo celta, de hecho tengo un conejito llamado Patricio porque al verlo comiendo hierba pensamos en esos lugares. Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, aún me queda que pulir, la verdad, pero gracias ^_^ estos comentarios me hacen feliz.
      Qué gracioso el conejito Patricio!! Desde luego a ellos también le gusta lo verde, jaja.
      Un besazoo

      Eliminar
  2. Pero qué buena pinta tienen estos cupcakes!! Cada vez que veo una entrada tuya me digo que tengo que probar yo a hacer cupcake porque nunca he probado a hacer!! Ojalá pudiera estirar uno desde la pantalla jajaja

    Un besazo reina!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece a mí que mucho tiene que avanzar la tecnología para llegar a eso ¿te imaginas? :P
      Anímate a hacerlos, no es difícil!
      Un beso grandee

      Eliminar
  3. ayyy, que pinta, y que rico tiene que estar eso! Yo me relamo tambien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Estoy cebando a mis amig@s con las meriendas de los sábados :P

      Eliminar
  4. Fui a Irlanda de viaje de fin de carrera. Hoy he ido con mi sudadera verde de Temple bar. No es una fecha que se me pase.

    Qué pintaza esos cupcakes :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Irlanda es muy especial, sí. Sr.AA me trajo una sudadera verde también, pero encogió al lavarla :(
      Graciaas. Bsitoss

      Eliminar