martes, 4 de febrero de 2014

5 cosas que volvieron a gustarme

     Es curioso cómo van cambiando los gustos a lo largo de la vida. Desde el gusto por algunos alimentos hasta lo referente a la moda.

     Cosas que no te gustan, o que incluso les coges manía... y que luego vuelven a gustarte. A mí me ha pasado: 

1. El flequillo

     Cuando era pequeña mi madre me peinaba siempre igual. Siempre. Cada día. Supongo que es lo cómodo, claro. Yo llevaba flequillo y mi hermana no, pero a ambas nos recogía el pelo con una cola en la parte superior y el resto suelto.

     No es que me disgustara el peinado en sí... era mi pelo. Tengo el pelo ondulado, y eso significa que nunca quedaban todos recogidos, siempre había alguno que sobresalía. Y no caía desenfadadamente sobre mi cara, no, quedaban tiesos hacia los lados en plan punset. Así que os podéis imaginar llevar flequillo con ese tipo de pelo, había días mejores y días peores en los que el flequillo consistía en un manojo de mechones cada uno hacia un lado. Terminé por odiarlo. Aunque nunca me lo quité del todo porque me queda fatal llevar todo el pelo recogido (eso sólo le queda bien a las que son muy guapas) y llegó la horrible época cuyas fotos  no quiero ni recordar en que llevaba dos mechones a los lados... totalmente asqueroso porque seguían quedando cada uno como le daba la gana (por suerte no soy ni tan fea ni tan estúpida como par que mi vida social se viera afectada, jaja).
Un ejemplo aunque yo al menos no lo
llevaba con el "efecto mojado"


    




















     Después de esos años llegó a mi vida la plancha de pelo, y no podía hacerme más feliz. Volví a llevar flequillo allá por 2006, cosa que empezó como experimento y que vi que me gustaba y me quedaba bien (definitivamente con la plancha ya se puede). Llevaba flequillo cuando conocí a Sr.AA, jaja. Después empezó a llevarlo todo el mundo y pasé de ello porque era demasiado "mainstream" :P

La actriz que hace de Cece en la serie New Girl. Yo llevaba el pelo así


2. Las patatas fritas

     Realmente esto no sé si alguna vez me gustaron y después dejaron de gustarme, porque siempre recuerdo el mismo problema con ellas. Es algo que le suele gustar a l@s niñ@s, así que debí de comerlas alguna vez antes de que dejaran de gustarme.

     El caso es que durante mucho tiempo no soporté las patatas fritas. Las naturales me refiero, que quedan como blanditas y tirando a dulces. En cambio sí me gustaban las que vienen congeladas, que siempre quedan más crujientes. Ahora me siguen gustando, pero también me gustan las naturales.

De aquí


3. Las mallas (o lo más parecido, leggins)

     Es como los pantalones pitillo. Cuando empezaron a volver a llevarse no lo veía ni bonito. Luego una se acostumbra, claro. Para mí las mallas eran esas cosas que te ponías de pequeña en verano con una camiseta por fuera (hay que decir que mi madre era de las que nos metía todas las camisetas por dentro del pantalón). Al principio no las veía como para personas mayores :P

     Pero claro, como se volvieron a llevar ahora hay muchísimos modelos. Eso añadiendo también que se llevan las camisetas y camisas larguitas las hace muy versátiles. Y son taaan cómodas.

Visto aquí


4. Los vestidos y las faldas

     Recuerdo llevar vestidos de pequeña. Además vestidos con lazos, cuello babero y manga farol incluidos...

OJO que está en venta
     Pero después hubo una época en la que no era capaz de llevar falda. Supongo que esa época que pasamos muchas niñas en las que no nos gusta ser niñas (porque eso a ciertas edades NO tiene ninguna ventaja: los niños ocupan todo el patio del colegio, si corretean o saltan y se cuelgan de los columpios no pasa nada o como mucho se dice " ay que veeer, qué revoltoso eres" en vez de hacerte sentir culpable de "no ser una señorita como Dios manda", etc... y ahora ese comportamiento me parece antediluviano pero no hace tanto que se daba, y no sé si sigue ocurriendo). En fin, que me distraigo, yo siempre he estado bastante a gusto conmigo misma, pero en esa época llevar falda simplemente no era cómodo. Y cuando empecé a crecer, tampoco. Claro que tiene mucho que ver que ahora se puedan llevar leotardos, con los que se está más calentita que con vaqueros, y botas altas (qué de traumas de la juventud... de verdad que no tenía de nada de estas cosas).

     El caso es que de hace unos años aquí, voy mucho más con falda/vestido que con pantalones, tanto en verano como en invierno. Es muchísimo más cómodo para mí.



5. El color rosa

     Lo mismo coincidió con la época de no-vestidos. Y también para diferenciarme un poco del resto de niñas adoradoras del rosa que tenían todo de color rosa.

El artículo en que viene la foto no tiene desperdicio!

     El asunto es que antes de eso... me encantaba. Es más ¡quería llamarme Rosa! Me dio una época por ahí (también tenía que ver que mi hermana tenga un nombre que también es un color...). Mi madre no me dejó, claro está, supongo que también le apenaba un poco que no quisiera llamarme como ella :P Ahora me gusta, pero me sigue dando problemas compartir nombre cuando llaman a una y no sabes si contestar o no. Quienes tengan nombres repetidos en su casa sabe de lo que hablo, jeje.

Creo mi reconciliación con ese color no fue hasta por lo menos los 20. Tenía una camiseta que me encantaba (de esas que al cabo de los años ves y piensas ¿cómo podía encantarme semejante cosa?) y a partir de ahí empezó a gustarme hasta ser fan de la más rosa (sólo estéticamente) :P

     ¿Os ha ocurrido que alguna manía / algún odio se haya transformado en amor?

16 comentarios:

  1. Me han ocurrido algunas de las que tú mencionas, como el rosa, o las patatas fritas. Yo no puedo llevar flequillo porque tengo el pelo rizadísimo, pero a algunas chicas les queda fatal, pero fatal fatal y se nota que sólo se lo ponen porque está de moda..

    También me ha pasado lo de las faldas y vestido (a qué niña no le ha pasado?)

    La verdad es que todo esto coincide mucho con las modas...de verlo tanto tantísimo acaba por gustarte. No sé si eso es bueno o es malo XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad lo de la moda... ni te cuento la primera vez que vi un pantalón pirata lo feo que me parecía, y después hasta me gustan! Supongo que no es bueno ni malo en lo referente a la ropa, lo malo es que también pase con otro tipo de cosas :S

      Eliminar
  2. Jajaja yo he vuelto al rosa y con fuerza.......mejor ni comento
    Sobre las mallas no puedorrrrrrrrrrrrrrrrrr, tengo demasiado musloy me veo como un jamón embutido

    BEsos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que se puso muy de moda, "el rosa es el nuevo negro" :P
      Lo de las mallas mira, mientras no sean color carne creo que tienen un pase sea como seas (que las he visto por ahí, que de lejos parece que van sin nada :S)
      Bsitoss

      Eliminar
  3. Ayy como mola esta entrada!!!! Yo de pequeña era la niña del rosa. Imagínate que me dejaron a mi elegir la habitación y la tengo blanca y rosa. Después pase a odiar con todas mis fuerzas el rosa... y ahora sabes que?? me encanta el rosa!!! Con las mallas y vestidos me pasa lo mismo que a ti... jajajaja

    Un besazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, parece que más o menos nos pasó a todas ¿no? Yo no llegué a tener muchísimas cosas rosas porque también me gustaba el rojo pero sí que ha habido épocas que no tenía absolutamente nada rosa
      Un besotee

      Eliminar
  4. Coincido en todas menos en las patatas fritas, que nunca me han llegado a gustar demasiado! Y bueno, tengo relación amor-odio con el flequillo porque me sienta fatal :( aunque me gustaría un montón poder hacerme uno tipo zoeey Deschanel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el flequillo a ella le queda bien, pero es verdad que cambia la cara un montón. Por cierto las patatas fritas siguen gustándome más las congeladas, jaja.

      Eliminar
  5. Que gran entrada!coincido en lo del rosa y las faldas/vestidos, en mi caso tb coincidio la misma época de ambas, jeje,y el flequillo me encanta, pero me parece q se ensucia muy facil, y por eso no lo llevo, aunque estuve muchos años ya mayorcita con el.
    Por cierto, ese vestido terrorifico da muy mal rollo, recien sacado de "los otros"y aun en venta!!
    Un besote guapa, gran trabajo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, quería otra foto de vestido, pero no encontré ninguna más parecida a lo que tenía en mente. Yo no llegué a tener ninguno en terciopelo, pero os podéis hacer una idea, marcaron época, jaja
      El flequillo sí, es lo que más me molestaba de llevarlo, te lo lavas y queda muy bonito...al día siguiente ya tienes que lavarte el pelo de nuevo, tss, un rollo.
      Me alegro que te gustara! Bsitoss

      Eliminar
  6. Jajajjajaja concido cien por cien excepto el flequillo, que siempre lo he llevado, no puedo pasarme sin él. Al contrario que a ti de pequeña apenas me lo ponían y con trece o catorce años lo descubrí y ya no me lo quité, cambié de peinado pero siempre vuelvo al flequi. Un besín.(Yo era la niña del rosa, jejeje)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá vuelva al flequillo, pero lo dejé crecer porque aparte de tener que estar arreglándomelo siempre, me hacía parecer aún más joven (y eso no jugaba a mi favor en las entrevistas de trabajo... después dejó de haber entrevistas de trabajo siquiera :S pero bueno, ya por comodidad).
      Bsitoss, me alegra que pases por aquí ;)

      Eliminar
  7. jajaja, coincido contigo en cosas

    Mallas, de pequeña era tan delgada que mi madre siempre me ponia unas mallas (si, en zara kids, osea kiddy class, las vendian como mallas) con jersey y tal. Esa era mi vestimenta diaria junto con pantalones de pana. Obviamente he llegado a odiar ambos

    Y las faldas lo mismo. Tuve 2 compañeros, mas o menos cuando teniamos 6, 7 u 8 años que eran los tipicos que te levantaban la falda, o se metian debajo de la mesa para verte las bragas. Le cogi taaanta mania que hasta que no tuve 16 años y empece a salir por las noches no volvi a coger ese amor que siento hoy hacia los cortos (ya sea falda, vestido o short).

    las patatas fritas prefiero las naturales para acompañar guisos. Todo depende de como las frias. En mi casa las hacemos cuando la freidora esta muy muy caliente, nunca se frien en sarten

    El rosa lo odio, tengo poco, por no decir nada de color rosa. Ni si quiera barra de labios

    Y flequillo me he hecho ahora, justo hace 2 semanas, pero no me queda muy bien :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A verte con flequillo lo mismo tienes que acostumbrarte, porque al menos a mí me pasa que me veo rara cuando cambio el peinado. Y lo de la falda con los niños pequeños se me había olvidado completamente... igual ése es el motivo por el que todas dejamos de ponernos falda a esa edad! Habría que estudiarlo, jaja.
      El pantalón de pana, otra cosa que se ha ido perdiendo (afortunadamente :P)

      Eliminar
  8. jajjajajajajaja encontre tu blog y lo primero que hice fue leer esta entrada y coincido muchisimo en varias cosas jaja yo igual pase por esa epoca de NO rosa, veia a mis compañeras fanaticas por este y yo trataba de "resaltar" evitando este color, cosa que cambio con el tiempo y sobre todo con la edad, al igual que con los vestidos cosa que ahora me encantan! muy bueno tu blog me alegro de haberlo encontrado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Pues encantada de que pases por aquí y comentes!
      Lo mismo todas tenemos esa época de definirnos como persona y no tiene porqué coincidir con la de nuestras compis, jeje. Después dejamos de rebelarnos de esa forma :P
      Bsitoss

      Eliminar