sábado, 9 de noviembre de 2013

Caffeine Girl Chronicles: Polska (III)

     No voy a post por día porque sería muy largo (estuvimos 7 días) pero sí que hay cosas que contar para 7 entradas, jaja.

     Tras unos cuántos días estupendos en Cracovia (de verdad que estupendos, porque nos hizo sol casi todos los días, menos el de Auschwitz, que se levantó nublado, pero no llovió apenas), nos fuimos hacia Lodz.



     Lodz no es una ciudad turística, pero sí es grande. No tiene muchas cosas que visitar, pero tiene una Universidad bastante nutrida de estudiantes españolitos. Ahí es donde "estudia" nuestro querido A, que por si no lo he mencionado antes, es a quien habíamos ido a visitar a Polonia, que está allí de Erasmus (posiblemente uno de los últimos, por desgracia). Él se había desplazado hasta Cracovia para pasar los días allí con nosotros y después nos fuimos a su ciudad a estar con él y conocer a sus amigas (unos encantos por cierto, lo pasamos muy bien con ellas)

     Como digo no es nada turística y la oferta de hostales era más reducida, pero finalmente habíamos encontrado uno cercano a la calle/arteria principal de la ciudad que era barato, tenía habitación para 7 e incluía desayuno. Fuimos en tren hasta Lodz, y cogimos un autobús para llegar al hostal. Eran como las 6 de la tarde pero ya era noche cerrada desde hacía horas, y las calles allí son... bueno, nada comparable con el centro de aquí. Nuestro hostal estaba en esta calle:


     Os aseguro que por la noche tiene peor pinta. Sobre todo cuando para entrar al hostal hay que pasar por un patio interior/garaje al aire libre, con escasa iluminación... Menos mal que al entrar, el hostal daba buena impresión. La verdad es que es de los mejores que hemos estado por allí, todo muy limpio y cuidado, con buenos colchones e instalaciones bastante nuevas. Además eran muy simpáticos, el chico de la recepción nos enseño la habitación y luego dijo que nos iba a enseñar el resto del hostal. Y pasamos por el baño, por la cocina... y cuando entra en la sala común escucho barullo (recuerdo que éramos un grupo de 8 y no cabíamos todos por la puerta a la vez, así que ya estaban todos dentro cuando yo entré), y el recepcionista se había callado, y todos estaban mirando hacia el mismo lado. Cuando me tocaba entrar miré directamente hacia allí, claro, y aquí podía haber entrado en estado de shock...



K: - ¡¡¡¡Illaaaa, pero qué haces tú aquí????!!!!
Yo: - O_O  K?! Qué haces tú??!!







     Que de todos los países, de todas las ciudades, de todos los hostales, vayas a encontrarte con un amigo en el mismo sitio en el que te alojas, es simplemente una pasada. Lo conozco de aquí del pueblo, como tenemos amigos en común nos conocíamos y hemos salido por ahí juntos más de una vez. Ya me habían dicho que K había estado estudiando allí en Polonia, pero que ya había terminado y había vuelto a España, pero ¿encontrarnos en el mismo hostal, de la misma ciudad (no turística), en la misma fecha...?

     Se unió a nosotros esa noche y ya me contó que había estado haciendo prácticas en Cracovia, en una empresa de turismo... ¿adivináis cuál? yo no sé si hay muchas o pocas, pero... sí, se trataba de Free Walking Tour!!. Con el genial Maciek, además! Terminó y ahora K ha encontrado trabajo allí en Lodz. Desde aquí espero que todo le vaya estupendamente!!

     Después de plantarnos una cerveza de medio litro y un plato combinado con filete, huevo frito, patatas fritas y ensalada por unos 17 Zlotys (4€ aprox), seguimos bebiendo en aquel bar que ponía música española ¿porqué sería? pues el bar estaba lleno de español@s. Hasta que llegaron dos polacos con ganas de bulla :S Cuando nos dimos cuenta estaban dándose de tortas con la gente de allí. Mal rollo... Estaban en la puerta, la mitad de mi grupo estaban dentro, la otra mitad estábamos fuera y no sabíamos qué hacer. Me quedo con la frase de L, que fue algo como: "perdona por no ser valiente, pero paso de que me peguen". Y nos fuimos todos a acompañarla a casa y nosotros a la  nuestra. No podemos decir que no haya habido ambientillo y emociones en el viaje, jaja.

     Al día siguiente, después de no hacer gran cosa allí, ir al centro comercial y un intento fallido de ir a un museo, me vi echando la tarde cerveza tras cerveza. Cuando llegó la noche ya estaba mala. Sr.AA me estará echando en cara toda la vida que nos recogimos más temprano que nadie :(( Aún así me vino bien dormir! Porque tocaba la última parte del viaje: Varsovia.

Manufaktura es el edificio de una antigua fábrica, reconvertida ahora en centro comercial
Es una foto de la foto de M :P

2 comentarios:

  1. Angie, tienes una gracia especial para contar las cosas... en serio!!! Me estan requete-encantando estas crónicas... Qué fuerte encontrarte a un conocido en Polonia y encima en el mismo hostal!!! Nosotros hace unos años fuimos de viaje a Holanda y nos encontramos con unos compañeros del instituto de mi chico.. jajajaja el mundo es un pañuelo!!!

    Un besazo flor!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Sandry! Significa mucho para mí que digas esto ^_^
    Y ya ves, va a ser verdad eso de que el mundo es un pañuelo, sí, jaja, es lo primero que dijo K después de la sorpresa también :P
    Un bso enormee

    ResponderEliminar