miércoles, 23 de octubre de 2013

007 y el Señor oro, oro y más oro

     Corría el año 1964 y la gente seguía con ganas de Bond. Seguramente los señores deseaban ser como él y las señoras... también deseaban que sus señores fueran como él. Ains...



     Más chicas en biquini (e incluso SIN biquini), más mujeres que intentan seducir a Bond para luego matarlo (sin saber que Bond eso ya lo sabe y que antes de entregarlas a la justicia va a trajinárselas), más malos malosos con secuaces unos absurdos y otros extraordinarios... en fin, lo que viene siendo una película de Bond.


     Lo bueno es que es como si fuera una serie, es el mismo personaje, luego, debe comportarse igual, pero las misiones son diferentes, con su trama y sus personajes.


     En el cartel está la información de la nueva película: seguimos con el magnífico Sean Connery en la cabecera y también Moneypenny, pero el resto del reparto no los conozco.



     Por supuesto Bond y la secre siguen en el mismo plan de tirarse los tejos (me encanta, yo también soy así)


     Pero analicemos esta película desde el principio. Si alguien no la ha visto, que la vea, y luego vuelva. Si no, hay riesgo de spoiler... aviso.

     Ya en las primeras escenas sale chica ligerita de ropa... Bond está en una misión y también parece que la chica está compinchada con "los malos". En esta ocasión la cosa no va a más, pero vamos, vimos clarísimo que si le dejan una horita, también se la trajina.

Para aligerar las cosas ella ya estaba en cuerichi... No lo dicen, pero parece que se
conocen de antes, así que la contamos también como amante de Bond en esta peli

     Como la misión había terminado lo mandan a otra, en Miami. Bond se va, y cuando le mandan al contacto en Miami para comentarle la misión, ya se lo encuentra así:

Ya no vuelve a salir la muchacha, pero pensamos que ya le había dado tiempo de llevarla al catre
     Bond manda a la chica a paseo (con una palmadita en el culete, como buen casanova de los 60), y va a ponerse algo por encima... el super increíble (y horterísimo) albornoz de verano...

Fantabuloso!

     Digo albornoz porque juraría que era de tejido de rizo (como las toallas), pero es que tenía su cremallerita y su cinturón y todo! Un albornoz corto y de pantaloncito. Qué adorable. Pos incluso de esa guisa, liga el tío!

     Se va a investigar al dueño de una compañía aurífera: Auric Goldfinger (qué jocosos estos ingleses poniendo nombres). Y en su habitación se encuentra:

Se ve claramente cómo Bond lleva el albornoz de verano y la chica cómo no, va en biquini

     Porque las películas de Bond nunca son en invierno. Es como si estuviera siempre haciendo las vacaciones en el servicio de inteligencia británico "oye Bond, que 008 se ha cogido las vacaciones de agosto, tú lo sustituyes", y por eso las chicas que aparecen siempre van en biquini ¿no?...

     Adivináis qué pasó con la rubia??

     Pues por supuesto, se la beneficia. Pero sólo después de preguntarle que qué hace para Goldfinger y ella asegura que sólo sale por ahí con él... y él "pero sólo salir?" y ella "sólo sólo, porque me tendría que pagar mucho más pa meterme en la cama con semejante adefesio gordo" y él "menos mal, porque me daba grimilla..."

Goldfinger

     Goldfinger se entera y manda a su sicario. Lo que da pie a la imagen más famosa de la peli:


     La matan cubriéndola de oro. Y no es una metáfora!.  El sirviente medio mudo Oddjob, se encarga (también un personaje muy recordado y que inspiró un personaje de Mortal Kombat que yo sí recordaba de mi niñez, jeje)

- Las mata callando. Jajaja, jejeje.
- Oh, cállate  Ángeles
-  Pues me voy de aquí, arre unicornio!



















   

     Bond se enfada mucho y jura venganza, pero el jefe no le deja, le dice que como lo haga, le quita el contrato fijo discontinuo y llama al 008 para que se incorpore. Así que Bond keep calm and go back Europa, que es donde se ha ido Goldfinger. De paso, va a la agencia a equiparse y en vez de un Bentley, como era habitual, le dan un Aston Martin, to tuneado (con su cortina de humo, chorro de aceite, cuchillas que salen de las llantas, sillón eyectable...una maravilla).



     Bond es descubierto mientras está espiando una base central de Goldfinger (como eso de esconderse no es nada guay, no le sale bien), intenta escaparse en una trepidante persecución en coches, pero terminan cogiéndole. Podían haberlo matado pero no, en vez de eso (porque es Bond), se lo llevan a su base de operaciones en Kentucky en un jet privado con la piloto particular de Goldfinger...

Pussy Galore. A alguien más le ha recordado a ésto (pincha ahí)
     A Bond le hacen chirivitas los ojos "por fin, alguien a quien trajinarme y embaucar para que las cosas me salgan bien, que ya llevaba media película sin llevarme a nadie al catre!". Durante el vuelo me harté de reír con el avión y su baño con mirillas (eso tenéis que verlo).

     Llegan, se entera del plan malvado "Gran Slam" en el que van a asaltar Fort Knox (en principio pensé que era una competición de tenis o esquí...). Es un plan bastante cruel, pero bueno, merece la pena seguir la trama. Sir Zascas se llevó todo el rato diciendo que no le gustaba Goldfinger como malo, pero a mí no me pareció tan malo, o sea bueno, o sea... ya me entendéis. Porque el plan tenía su aquél.


     Envidiando infinitamente al Goldfinger por el pedazo de saloncito que tenía montado en su casita de Kentucky... con el suelo que se abría y debajo tenía una plataforma con la maqueta del edificio que contiene la reserva de oro más grande del país.

   
     Huelga decir que ganan los buenos, después de una interesante (pero lentísima) pelea con el secuaz más duro que se había visto hasta entonces, de tiroteos y de "gran" tensión debido a la bomba que entra en escena ¿cómo puede una cuenta atrás ser menos emocionante?. Y que Goldfinger termina mal a pesar de su afán para salvarse...

... y que el Sr. Bond termina saliéndose con la suya y llevándose a Pussy al pajar (literalmente).

Mucho "te via matá" pero al final termina como siempre... Otra pal bote

     Y después de salvar la economía mundial (occidental) y de trajinarse otras 4 más, acaba la tercera entrega de Bond. ¿Tengo ganas de ver más? Rotundamente sí! Son entretenidas y como ya conocemos al personaje, nos hartamos de reír imaginando las técnicas (eso de ligarse a la Galore con frases como "me gustaría practicar judo con usted alguna vez..." (y tod@s sabemos que no se refería a judo) y "anda mira, un pajar" es que nos tiene ganad@s), haciendo apuestas del número de muchachas que caerán en sus redes, o de cómo van a morir los secuaces.

     También es cierto que la compañía hace mucho, es una suerte verlas con alguien con quien comentar y hartarnos de reír todo el rato, gracias ;-).



4 comentarios:

  1. la máxima de Bond esta clara, el salva el mundo, pero si por ello se tiene que tirar a la pechotes de turno, se la tira por la reina y la patria!! Jajajajaa



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JaJaJaJaa, pero te estás adelantando a la otra película! Cuántas veces habremos escuchado eso de "ay Bond, las mujeres van a ser tu perdición" pero oye, y lo bien que se lo pasa mientras?

      Eliminar
  2. chiquilla qué maratón de Bond jajaja

    ResponderEliminar