viernes, 23 de agosto de 2013

Planes de fin de semana: pastelería sin gluten!

     Una vez más, tengo que situarme en Madrid

     Siempre digo que no me gusta Madrid, para mí es muy gris (debe ser cosa del cielo, que aquí se ve distinto), que la gente no es tan simpática (hay de todo, claro está), que todo está muy lejos y el metro se está convirtiendo en un lujo... Pero, para bien o para mal, es la capital. Y es implica que ¡hay de todo! Así que el viaje de menos de una semana, dio para mucho. 

     Hace unos meses que sabemos que Sr.AA tiene en la familia una celíaca. Ahora está muy de moda, así que casi todo el mundo sabe lo que es: intolerancia al gluten. Una, que está muy sensibilizada con el tema (por mi intolerancia a la lactosa),  comprende perfectamente lo que es ir a comer o merendar a cualquier sitio y no poder tomar casi nada (creedme, es muy triste). Así que cuando supe que existía este sitio, no lo dudamos y nos fuimos allí a merendar con esa persona.


     Una pastelería en la que todo es sin gluten!

     No sé si existen más, pero ésta está cerca de la calle Fuencarral, por lo que nos acercamos al terminar las compras. Y me pareció totalmente maravillosa.

     



     Un sitio muy agradable, decorado en madera y cuidado al detalle. Y todo, absolutamente todo lo que tienen allí es sin gluten. Tartas, cupcakes, galletas... pero también otros productos que no suelen poder comer l@s celíac@s, como lasaña y cerveza! Además por supuesto también venden pan apto para celíac@s y además de varios tipos. 

     Cada vez hay en más sitios menús o productos aptos para personas que tienen intolerancias o alguna alergia alimentaria, pero pensé que en esta pastelería tendrían especial cuidado. No me equivoqué. Había varias opciones sin latosa: cupcakes de chocolate y merengue, tarta de chocolate con frambuesa, tarta de santiago (bueno, ésta nunca lleva lactosa)... y además toda la leche que ponen en los cafés, es sin lactosa.

     Me decidí por la tarta de chocolate con frambuesa y los demás por brownie y tarta de zanahoria. Todo riquísimo!


      Sabía mucho a chocolate negro (que a mí me gusta), con un toque de frambuesa que no resultaba nada empalagoso y un bizcocho súper jugoso.






     Es que daban ganas hasta de comerse la vajilla que ponen!!



     La gente que no tiene intolerancia a la lactosa, debe tomarla, igual que los que no somos intolerantes al gluten debemos comer normal. Ahora bien, si comes sin gluten (o sin lactosa) de vez en cuando, no es malo para ti, y quizás haces un favor a otras personas (al menos es un detalle). Y puede que ahora estemos más concienciados con este tipo de cosas, pero existieron desde siempre (solo que a quienes les tocaba, estaban condenad@s a sentirse mal de por vida, por no saber qué es lo que les afecta...).

    Así que si puedo, lo visitaré más veces, porque sale igual de precio que cualquier otro sitio y me parece importante que exista (lo suyo es que hubiera variedad en todos sitios pero por el momento no es así, de modo que tienen que existir). 

8 comentarios:

  1. Qué chulo! No lo conozco y eso que me encanta pasear y hacer compritas por Fuencarral cuando voy a Madrid...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, está cerca, pero no en la misma calle, seguramente no lo has visto. Está en la calle Hortaleza, merece la pena pasarse!
      Bsitoss

      Eliminar
  2. Qué sitio ta bonito y que buena eres poniéndote en el lugar de los demás. Yo tengo un amigo celiaco que cuando se lo descubrieron lo pasó fatal, fue hace unos 30 años, el desconocimiento era total y tuvo muchas crisis porque le quitaban los rebozados, ciertos panes y pastas pero claro, no avisaron a la familia de todo lo que no debía comer, solo fue una explicación muy general y por entonces todo tenía trazas y muchas salsas y acompañamientos se engordaban con harina, vamos que tuvo una adolescencia horrible, muchas eces merendaba cosas de lo más inocentes y acababa en el hospital. Me alegra ver que evolucionamos y hay lugares para todos, que estas cosas le pueden pasar a cualquiera. Un besín y menuda pinta tiene todo, me entra el hambre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, sí que lo tuvo que pasar mal. Ahora hay más control, afortunadamente, y lo suelen poner en los productos (pero de esto hace pocos años). Con la lactosa igual, hace más de 10 años era mucho más difícil, y aún hoy la gente no sabe que las patatas de paquete o el pan de molde o incluso el chorizo, llevan lactosa (y así muchos otros productos).
      Un bsazo!

      Eliminar
  3. Conozco el sitio. He estado tentada muchas veces a entrar pero parece tan caro que me quedo babeando un poco en el escaparate y me voy. :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JaJaJaa, me lo imagino. Pero de verdad que no es tan caro. Tampoco es baratísimo comparado con comprar dulces en un supermercado, pero el trozo de tarta sale más o menos el mismo precio que en otras pastelerías/cafeterías.

      Eliminar
  4. Conozco el sitio desde que abrió y también he probado algunas cosas ricas allí, pero me he quedado con otra cosa...

    ¿Cómo que la gente en Madrid no es si pática? Si esta es la ciudad más amable del mundooooo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, jo, no me lo tengas en cuenta... Dije "no es tan simpática" pero hay de todo. Conmigo siempre han sido amables, por supuesto (sobre todo en esa pastelería, jeje), pero es diferente a aquí :P

      Eliminar