miércoles, 19 de junio de 2013

Morado en la tierra

     Hoy es miércoles, y como ya conté aquí, le tengo asociado este color!

     El morado es un color que a menudo llama la atención por su fama de místico o espiritual. Aunque no creamos en esas cosas, hay un objeto que ha llamado poderosamente mi atención: la amatista.


     La amatista es un tipo de cuarzo que tiene la peculiaridad de ser de color morado, más o menos intenso, y que cambia de color si es sometido a altas temperaturas (a partir de 450ºC). 


     Se han encontrado habitualmente en el interior de geodas, a veces impresionantes, de tamaño bastante grande.


     Las más puras son completamente transparentes, y muy apreciadas en joyería desde siempre. Han estado presentes desde las dinastías de gobernantes del antiguo Egipto hasta las joyas de la corona británica. 

Silvia de Suecia
Mette-Marit de Noruega
Isabel II de Inglaterra

     (La de tiaras maravillosas que he visto buscando estas fotos... No sé cómo me pueden gustar tantísimo. Ostentosas, lo sé, pero ¿quién no soñó al menos por un momento tocarse con una de esas diademas tan espectaculares?!)

     Hay otras joyas con amatista que son un símbolo. Es el caso de los anillos que aún hoy en día llevan algunos cardenales y obispos (esto lo he visto en la Wikipedia, claro), y se usa esta piedra en señal de castidad y de renuncia a los bienes terrenales, ya que se asociaba a esta piedra en la Edad Media... No me voy a meter en lo de la castidad pero lo de llevar una joya valiosa como símbolo de renuncia a bienes terrenales es un poco paradójico ¿no?


     Como los antiguos tenían su explicación para todo, la amatista no iba a ser una excepción. Según la mitología griega, Dionisio, el dios del vino y el desenfreno tenía intereses con una doncella pero ésta no quería nada con él, quería mantenerse casta. Cuando iba a forzarla, la diosa Artemisa, atendiendo a las súplicas de ella la libró de Dionisio, transformándola en una estatua de cuarzo puro cristalino. El tinte morado lo puso el dios que la pretendía,  en unas historias dicen que vertió su vino en señal de disculpa y en otras, cuentan que derramó sus lágrimas sobre la estatua debido a su arrepentimiento.

     Digo yo, que lo mismo  a partir de esa creencia popular anterior, en la Edad Media asociaron la castidad con esta piedra. Otras veces ya he encontrado explicaciones de este para las fiestas religiosas actuales. Todo fluye en continuo en la Historia, no hay hechos aislados y nada se crea desde la nada...

     No es preciosa esta morada piedra?



7 comentarios:

  1. Mucho.
    Aunque a mí esas tiaras no me quedarían bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JaJaJaa, lo mismo es cuestión de probárselas...o buscar una distinta
      https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQzkziFiOqXK8DmNZj7mzyk55BDUeEJe96XaT9pESeOwJxkR_CM
      (aunque ésta no tiene amatista) :P

      Eliminar
  2. Es mi piedra favorita con diferencia!!!! Es que el morado es mi color preferido XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si? La verdad es que es muy bonita (y el color también, jeje)

      Eliminar
  3. A mi también me gusta mucho el color morado... y sobretodo esta piedra!!! Quien pudiera tener una de esas tiaras..jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay sí, sueño con tiaras de amatista xDD algunas me gustan más que otras, pero son espectaculares!

      Eliminar
  4. Yo quiero una diadema como la de Isabel.
    Lo mismo si se la pido muy, pero que muy educadamente lo mismo cuela.

    Un saludo

    ResponderEliminar