lunes, 10 de junio de 2013

"Estás delgada" no es un cumplido

     Habitualmente se oye a gente decir que está a dieta. Sobre todo a mujeres, y cada vez más jóvenes, porque la presión social en ese sentido es mayor para nosotras. Con "dieta" la gente expresa muchas cosas: desde dejar de comer dulces o picar entre horas, hasta dedicar un día sólo a comer piña. 




     Según el diccionario, en la acepción de dieta que hace referencia a la comida, puede usarse como la restricción de comida, como el régimen de alimentos que se le receta a un/a enferm@ o convaleciente o, simplemente, como el conjunto de alimentos y bebidas que toma habitualmente una persona. Yo por ejemplo, por obligación, tengo que seguir una dieta exenta de lactosa, y ésta no es ni mejor ni peor que cualquier otra cosa, es sólo un aspecto a observar. Todo el mundo sigue alguna "dieta" en este sentido porque cada persona tiene sus particularidades. Es decir, para mí la palabra dieta no tiene ninguna connotación negativa ni positiva. Sin embargo a veces la palabra pesa más que el contenido. A veces el simple hecho de decir "estoy a dieta" o "me voy a poner a dieta" puede motivarte a seguir un camino, poner unos límites... pero dependiendo de la persona puede generar ansiedad en sí misma (y que se pueda convertir en un problema).

     Hablo de dietas y de palabras (cómo me gusta) y me voy por las ramas, lo que quería expresar es qué pasa cuando una persona le dice a otra "estás más delgad@" o "qué delgad@ estás!".
Puede ser un cumplido cuando sabes que alguien no está content@ con los kilos que le sobran, y ha estado haciendo un esfuerzo por reducirlos. En ese caso, es un cumplido hacer ver que está consiguiendo su objetivo ( y esto vale cualquiera que sea su objetivo) y que se nota, que te has dado cuenta. Es una recompensa social que suele ser efectiva y motivante además. 


     Hay otras ocasiones en que la situación es diferente. Para mí no es un cumplido
En la sociedad se va cambiando de ideal de belleza (por cuestiones más lógicas de lo que puede parecer a priori) y actualmente todavía es estar delgad@. Afortunadamente no tanto como en décadas pasadas, que se veían verdaderas atrocidades en las pasarelas... pero generalmente delgad@. 

     A ver, lo natural no es estar gord@, ni que sobren kilos. No es bueno para el organismo acumular grasas en las arterias o alrededor de los órganos vitales. Por más que algun@s defensor@s de la diversidad física y que quieran compensar los estereotipos extremadamente delgad@s y bien modelados (muchas veces a golpe de photoshop) de las revistas, NO es saludable estar gord@. Igual que no lo es estar esquelétic@.



     De siempre he sido delgada, de brazos finos y rodillas huesudas, con caderas pequeñas. Siempre lo he sido y por eso para mí no es un cumplido. Es más, la gente se empeña en decírmelo cuando vuelven a verme después de un tiempo. Y la verdad es que no sé porqué ¿me ponen otras medidas en su recuerdo? ¿lo hacen pensando que es un cumplido o que estoy demasiado delgada? Yo me veo igual que siempre, y así lo digo (de hecho tengo la misma talla desde hace más de 10 años, desde que terminó mi desarrollo físico a la adultez, vamos), pero he observado una diferencia entre chicas y chicos cuando lo dicen.

     Suelen decirlo más chicas que chicos. Quizá se fijan más y quizá lo expresan más (yo es que siempre he sido rara y no me doy cuenta si una persona ha engordado o adelgazado a menos que sea una diferencia de al menos 20 kilos), pero normalmente lo ven como algo bueno (ojo, me refiero a la mayoría, porque no todo el mundo es igual). Los chicos quizá se fijen menos, y de los que se fijan en ello, sólo algunos lo expresan. Pero cuando lo hacen, invariablemente es "illa, te falta un puchero ¿en?" o "estás muy delgada, a ve si comes un poquito más". Lo mismo Gurruchaga tenía razon...



     En realidad creo que ni una cosa ni la otra. Da lo mismo que tengas una talla 38 que una 48, siempre que la proporción esté bien, las carnes prietas, el vientre plano (a menos que esté embarazada, claro xD), etc. Quedará igual de bonito. Porque no todo el mundo tiene que ser igual. Y porque yo también tengo problemas para encontrar ropa que me quede bien!! Está muy bien que hagan tallas más grandes, pero es que me encuentro que la gente, en masa, se queja de que todo son tallas pequeñas y no es cierto. En algunas tiendas la talla 38 es enorme (vamos, que no es una 38, es una 42 en realidad), y hay prendas que no existen en la 36. Yo no soy extremadamente delgada, como lo que quiero, lo que me apetece, (pero no excesivamente), no controlo las calorías pero tampoco como demasiado y estoy así, no es mi culpa tener una 36... pero a veces para mí tampoco hay talla.

Me he llevado mucho tiempo sin encontrar ropa que me gustara porque empezaron a llevarse las blusas holgadas y a mí me quedan como saco de papas, igual que me costaba encontrar un vestido que no me quedara grande de cintura sin que fuera completamente elástico/cani. Eso sin contar la desproporción de cada una (que tengo más talla de arriba que de abajo, cuando por lo visto a la mayoría de mujeres les pasa al revés). Pues yo no tengo culo, a ver ¿qué le hago?! 

     En fin, fuera estereotipos, cada un@ es como es. Hay que comer de todo, pero equilibradamente (sin olvidar mucha verdura y fruta, que ya hablaré en otro momento de la gente que la excluye totalmente de su dieta), y moverse un poco, no estar siempre tirad@s en el sofá (por más a gusto que se esté así) y quererse como un@ es no significa abandonarse sin intentar mejorar!

     Y hasta aquí el rollo de hoy, jaja, que me pongo filosófica. Mañana más frivolidades ;)

8 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo!!! Conozco niñas que estan delgadísimas y viven atormentadas y haciendo dietas... esto no es normal!! Yo siempre había sido un palo, pero desde hace cosa de dos años engorde un poco debido a problemas de tiroides. Estoy feliz de la vida pro haber dejado de ser un palo y encantada conmigo misma.. Yo soy anti-dietas!! Aunque eso si, me gusta mucho comer sano... adoro las verduritas desde pequeña! Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te guste la comida sana siempre es una ventaja. Hay gente que nunca ha tenido oportunidad de que le guste y después viven atormentadas :s
      Yo también sería feliz de dejar de ser un palo, jajaja
      Bsitoss

      Eliminar
  2. Pues muy bien dicho. Para mí estar bien es estar sano, física y mentalmente. Cuerpos hay tantos como dueños, con sus más y sus menos. Yo siempre he tenido una 42 y ahora he bajado una talla, aún así hay veces que me cuesta encontrar talla. Y ya de arriba ni digamos, que también tengo más de arriba que de abajo...
    No estoy a dieta, pero sí sigo una dieta: después de muchos años por fin escucho a mi cuerpo y sé qué le viene bien y qué no. Y ya está. Así soy más feliz, me muevo más, estoy más sana y además he perdido peso, pero sin querer, la verdad.
    Y bueno, lo de las modas de ropa ya da para otro post, porque a veces da igual la talla, como no te guste lo de este año la llevas clara para encontrar algo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto, el cuerpo es sabio y pide lo que necesita si sabes escucharlo correctamente, y solito se pone en su peso correcto. Y lo de las modas ya te digo, no sé porqué hay tanta igualdad en la ropa cuando la gente es tan diferente...
      Un besazo!

      Eliminar
  3. Yo nunca he estado muy delgada. A raíz del accidente que tuve engordé mucho, ahora estoy mejor pero tampoco como antes porque por mucho que me empeñe, si no quiero quedarme coja, no puedo hacer nada que me haga presión en la rodilla de forma violenta (correr, bailar, saltar repetidamente...) y no me obsesiona. Lo que debería preocuparnos es simplemente comer BIEN, estar sanos, vigilar las mierdas que nos meten en la comida... Hay gente que simplemente tiene tendencia a ser más de carne que otra y tenemos que superarlo de una vez. Hay gente para que lo normal es tener una 34 y para otras una 48, punto pelota.
    Mi novio es lo opuesto a mí, está en los huesos. Y éso que se pasa el día comiendo mierdas. Llega el fin de semana y tengo que tener su bolsita de patatas fritas para tenerlo contento... Para él lo natural es estar así...
    A la hora de la verdad, yo con mis carnes estoy más sana que él. Por la estética? hay gustos para todos los colores. La gente se cree que si no se tiene una 36 o 38 no gustas a nadie... Bobadas.
    Comer bien y aceptarse, puedes querer bajar peso, pero si no te aceptas en todas tus formas nunca vas a estar contento con nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que el metabolismo de cada uno es diferente, yo puedo comer muchas más mierdas que el Sr.AA y sin embargo no engordamos igual (de hecho yo no engordo), pero además de tener en cuenta que es necesario comer sano, hay que saber que el metabolismo puede cambiar y que los hábitos alimenticios son difíciles de cambiar después.
      Sigue tan estupenda!!

      Eliminar
  4. Cien por cien de acuerdo. En casa comemos sano y equilibrado pero por salud, aunque es cierto que somos todos delgados pero supongo que gran parte es la genétia y el resto el hacer algo de deporte y la comida sana que ayudan, aunuqe la verdad es que no damos importancia a tener una talla arriba o abajo. Confieso que de vez en cuando, nuestra buena ración de chuches o un chocolate con churros en invierno caen que la vida son dos días y hay que disfrutar. La verdad es que conozco muchos niños y jovencitos que están demasiado gordos, y yo creo que es por la dieta que tienen, todo el día con chuches y comida precocinada o congelada y porque no se mueven,ni siquiera juegan en el parque o en la playa, son demasiado sedentarios y eso sí que es malo para la salu, no todo es estética pero ese sobrepeso a la larga les va a pasar factura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la comida es un tema... hay mucha gente que simplemente no tiene tiempo de cocinar en condiciones y eso se nota en la alimentación. De pequeña envidiaba a mis compañer@s de clase que llevaban un bollicao para comer en el recreo, porque su madre se lo compraba de camino al colego, y más tarde me di cuenta del inmenso bien que me hacía que mi padre se levantara antes para ir por pan y prepararnos un bocadillo. Yo también me he fijado en que ahora son más que antes l@s niñ@s con sobrepeso, es un poco preocupante...

      Eliminar