martes, 19 de marzo de 2013

SPG: "Fallas" chronicles

     Ir a Valencia en Fallas he de decir que es toda una experiencia, una de esas cosas que merece la pena hacer al menos una vez en la vida. Si encima tienes la suerte, como yo, de ir con gente que es de allí y te lleva a los sitios sabiendo ya lo que hay para ver interesante, pues ya es fantástico.

     La verdad es que no sólo he tenido la suerte de que me saquen de paseo por allí, sino que nos han acogido en su casa e invitado a comer. Así que hemos tenido oportunidad de probar los platos típicos, hechos en casa y además por una cocinera estupenda!. Longanizas, habas, arroz al horno, fideuá, churros con chocolate por la mañana, buñuelos de calabaza y por supuesto, paella. 


Esta fideua estaba buenísima!!

     Se llevan de fiestas desde el día 1 hasta el 19, que es la nit de la cremá, cuando queman todas las fallas y finaliza la fiesta. He estado en los últimos días, donde ya lo están dando todo y hay eventos y fiesta a todas horas. 

     El día 16 llegué a la ciudad y ya desde que pisas la calle escuchas el primer petardo. Hay petardos y más petardos, mañana, tarde y noche. Hay que acostumbrarte a dormir escuchando petardos... o no duermes. Hay que acostumbrarte a reconocer por la calle dónde están tirando un petardo... o podrías tropezar con uno. Y sobre todo tendría que haberme llevado unos tapones... me duele el tímpano!

Ese día se dio a conocer la falla ganadora de este año:




     Yo no entiendo de esas cosas, pero desde luego se ve que son auténticos monumentos y suelen ser muy bonitas. Cada una con una temática distinta y cierta dosis de crítica política y social, (satirona y caricaturizada, como en mis queridos carnavales), pero casi siempre una estética muy de dibujo, de figuras redondeadas y unos colores preciosos. Una escultura de 18 metros de alto y 25 en el suelo... entre unos edificios. Y sí, quemarlas es un poco peligroso, por eso toman las medidas de seguridad que creen necesarias y trabajan much@s bomberos esa noche.

     Visité también la plaza de la Madre de Dèu, donde ponen una imagen enorme de la Virgen de los Desamparados, en una estructura de madera que luego llenan con las flores de las ofrendas que l@s faller@s llevan a su patrona. Estaba así: 



     Durante los dos días siguientes hicieron las ofrendas, cada una llevando un ramillete de claveles, hasta completar el manto, quedando así:


(la foto sale aquí)
     Cada año el manto tiene un diseño diferente y la verdad es que el de este año me encantó.

     Aparte de ver las fallas y los desfiles de faller@s con sus preciosos trajes típicos regionales, todos los días hacen una mascletá, como dije en el post anterior. Y no sólo sé lo que es, sino lo que se siente. Porque es algo que no es suficiente que te lo cuenten. Por bien que alguien te explique el enorme ruido (hasta te advierten que mantengas la boca abierta para que la presión no te haga daño en los tímpanos), cómo sientes que tiembla el suelo y todo vibra y cómo llega la onda expansiva hasta donde estás... hay que vivirlo.

     Las medidas de seguridad son muy importantes, tienen que poner mucha distancia entre los masclets y las personas que van a verlo. Hice una foto de la distancia a la que yo estaba...



     Detrás de las vallas que se ven tras las furgonetas de emergencias es donde está el material pirotécnico. Pues a esta distancia el ruido es ensordecedor y noté el calor en la cara cuando explotan la últimas tracas (llegamos temprano y estuve cerca para la gente que después llena las calles adyacentes a la plaza). Impresionante, desde luego.

    Aparte de la mascletá de la plaza del Ayuntamiento, los casales (las asociaciones que montan fallas) también hacen mascletás en sus barrios. Son más pequeñas, pero las hacen en plena calle, y sigue siendo impresionante cuando retumban en medio de los edificios. Además no tienen esas vallas y medidas de seguridad, se puede ver mucho más de cerca (tampoco se masifican como en el Ayuntamiento, por lo que no son necesarias tantas medidas, la gente no va a empujar hasta delante).

     Todas las noches a la 1 hay fuegos artificiales. Cada día son distintos, y de un pirotécnico diferente. Hasta el día 18, que es la nit del foc, el último día de fuegos artificiales, que dan paso al día siguiente al fuego de verdad... Es increíble el ambiente que hay, tanta gente en la ciudad disfrutando cada noche del colorido y las luces.


la foto aquí
     Toda la ciudad está de fiesta. Por todos lados la gente está mirando fallas, tirando petardos, haciendo paellas en los casales con sus amistades, visitando los puestos de comida o de churros (hay muchísimos), disfrutando... y sobre todo bebiendo. Aún así, en general hay muy buen rollo, como debe ser en una fiesta así. Por suerte no me tropecé con ningún petardo (aunque no suelen tirarlos cerca de otra gente ni en las multitudes, menos mal que hay sentido común).

     En resumen: lo hemos pasado bien y ha merecido la pena conocer todo esto. Pólvora por todos lados. Gente pa aburrir. Palizas a andar (toda la ciudad es necesariamente peatonal, así que hay que ir a todos lados andando). Cebamiento extremo (comer todos los días como en una boda). L@s valencian@s terminarán siendo gente que no se asusta por nada (o eso o sorda). Discoteca en la calle cada noche. 
¿Repetiría otro año? sinceramente no lo sé. Me gustan: los fuegos artificiales, lo especiales que son las fallas, fiesta cuando quieras, la virgen enorme con su manto de flores. Pero no me gustan los petardos. Es el espíritu de estas fiestas pero lo siento, no me gustan y me parecen peligrosos. Será lo miedosa que soy, pero hay tantas cosas que pueden salir mal, que no sé cómo no ocurren más accidentes...

     Lo que sí estoy deseando volver a la ciudad para conocerla en estado normal, a ver qué tal!

6 comentarios:

  1. Me ha encantado tu post!! La manera en la que describes todo lo que has sentido y has vivido... yo siempre he tenido la ilusión de ir a las fallas pero hasta ahora no la he podido cumplir.... a mi todos esos sentimientos que describes me recuerda a lo que me cuenta la gente cuando va por primera vez a las fiestas del pilar jajajaja.

    Por cierto las fallas preciosas. Yo una de las veces que estuve en Valencia fui al museo falleor y me cnantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Es verdad que hay que vivirlo, porque por más que se explique, no es lo mismo! Espero que sí, que puedas ir prontito.
      Bsitoss

      Eliminar
  2. Conozco Valencia pero no en fallas...desde luego tu post me ha puesto los dientes largos....sería interesante para el próximo año!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendré que ver Valencia de normal...pero seguro que cambia mucho, en fallas está toda la ciudad dedicada a ello. Se ve que hay muchísima pasión por su Fiesta.
      Bsitoss

      Eliminar
  3. Seguro que no es como visitar Mota del Cuervo, XD.

    ResponderEliminar