lunes, 29 de octubre de 2012

Embrujo de Granada

     Es una ciudad que puedes pasear en un día y sin embargo, no podrías conocerla ni en 10 años. Calles estrechas, rincones escondidos, cuevas de ciudad, artistas e historia... mucha Historia. Allí se puede ver lo que es a la vez de lo que fue. Sólo una mirada a sus calles y monumentos puede transportarte a otra época, y marearte con sólo pensar todo lo que han visto esas piedras.

     Estuve el sábado en un encantador hotel de Cenes de la Vega, a donde se llega por la carretera de Sierra Nevada desde la ciudad de Granada. Un lugar sencillo y acogedor, con unas fantásticas vistas de la sierra que invita a la calma y tranquilidad, pero a la vez tan cerca de la ciudad que permite empaparte de ella. Es el hotel Cerro de Sol (verlo aquí). Aparte del lugar en que está emplazado, la gente que lo cuida es muy amable y el ambiente tranquilo. Sólo tiene 15 habitaciones, cada una diferente, con nombre propio. Nos dejaron una fantástica, con vistas tanto a la calle como a la sierra, con un pequeño balcón (aunque hacía demasiado frío para salir, jeje) y unos tonos relajantes pero no deprimentes. Lo que más me gustó fue despertar con esas vistas...


     Después del desayuno nos despedimos de las montañas y fuimos a recorrer la ciudad. Lo peor es entrar en coche. Con lo que odio conducir, prefería dejar el coche en lejos del centro e ir andando. Por suerte esta ciudad es muy asequible para andarla. Eso sí, hay que tener en cuenta las cuestas... 

     Granada es una ciudad extremadamente turística. Es normal, porque es preciosa. Y eso hace que esté bastante bien señalizada y que encuentres mucha información sobre qué visitar y qué hacer por allí. Yo no la tengo tan lejos y aunque no recuerdo apenas la última vez que fui, no hice demasiados planes porque sabía que no iba a tener tiempo. Sólo quería pasear, visitar un mirador y comer. Comer por allí es lo más fantástico que hay: puedes entrar en cualquier bar y pedir una bebida. Con la bebida te ponen una tapa (y no unos simples altramuces como te ponen aquí si tienes suerte, sino una señora tapa). Vamos, que comes muy bien y por poquísimo dinero.

     Para quien no lo sepa en Sevilla son típicas las tapas, pero no te las ponen así como así, las pides y las pagas aparte. Y tampoco es que las bebidas sean mucho más baratas. Así que si venís, no esperéis que os pongan nada (el bar de al lado del piso del Sr.AA lo hacía y nos encantaba ir allí, pero entonces cambió de dueño y se fastidió todo! estamos tristes desde entonces...).

     A lo que iba: mapa en mano nos fuimos hacia el Albaicín. Un barrio de origen andalusí, nombrado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1984 por su construcción, mezcla de estilos morisco y andaluz, sus paisajes de valor incalculable tanto si miras para el barrio como si miras para fuera... explicación: el barrio es un monumento en sí mismo, sus calles, su historia, el arte siempre presente en él... y si miras hacia fuera es una de las mejores vistas de la Alhambra y el Generalife. Es testigo de historias y de la Historia.



     Tras un rato dando vueltas por esas cuestas, encontramos el Mirador de San Nicolás. Un lugar desde donde contemplar la Alhambra, que siempre está lleno de turistas, de artesan@s ambulantes y de música de guitarra. Es absolutamente una delicia sentarse allí a mirar, sintiendo el sol en la cara y escuchando música en directo, y quizá encuentres alguien cantando. En el momento que fui había una muchacha cantando una canción que desde ahora será mi banda sonora para el Albaicín (qué puedo hacerle, las canciones crean recuerdos).


     Desde el mirador:


     Mirando un poco hacia la izquierda se ven las montañas nevadas de Sierra Nevada. 
     De noche se ve la Alhambra iluminada y también es muy impresionante, pero no es nada recomendable pasearse por el barrio de noche si no lo conoces muy bien o si no eres de allí, vas con alguien autócton@ o varias personas más. 

     Al bajar y antes de salir de ese barrio, que sigue siendo andalusí a través del tiempo, lo típico es entrar en alguna de sus numerosas teterías a degustar una rica infusión de lo que quieras, y algún dulce típico, suelen tener muchísima variedad. Y, si apetece, también fumar en una cachimba, shiha, narguile, pipa de agua... (tiene muchos nombres). 


     Empaparse de la cultura tan rica que existe, dejarte llevar por sus mágicas calles y el encanto de la ciudad es ya motivo más que sobrado para visitar Granada. Podría decir muchas más cosas, pero es una de esas cosas que hay que sentir.

     En todo el barrio hay muchas tiendas de recuerdos tan típicas como en otros lugares, aunque también con cosas diferentes: lámparas árabes, gente que escribe tu nombre en ese antiguo idioma que también vivió aquí y té, té por todos lados. Venden no sólo té negro, verde, rojo, etc, sino también mezclas con nombre propio. Yo compré Embrujo de Granada, que contiene té negro, caramelo, jazmín y malva. Estoy deseando probarlo!

     Habéis visitado sentido Granada alguna vez?

10 comentarios:

  1. Si, 2 veces, es una ciudad para visitar tranquilamente, sin prisas y sobretodo si podéis, salid de noche y perderos por el Albaicín, es genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, las prisas no pueden entrar en una ciudad como ésta porque te perderías el encanto. Perderme de noche en el Albaicín confieso que me daría algo de miedo (soy así de miedica!).
      Gracias por pasar por aquí :)

      Eliminar
  2. Tengo ganas de ir porque no conozco Granada :). A ver si puede ser este año.
    Un besito
    www.mispequenossecretos.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda merece la pena conocerla, anímate!
      Bsitoss

      Eliminar
  3. Después de este completísimo post,.dan ganas de reservar un fin de semana para visitar Granada. Me ha encantado tu manera de describir una ciudad que no tengo el gusto de conocery me ha enamorado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada ciudad tiene sin duda más de una interpretación, pero ésta sin duda es muy especial. Me alegra que te haya gustado y si vas, seguro que no te arrepientes.
      Bsitoss

      Eliminar
  4. Hace dos años para las bodas de plata de mis padres, les regalamos un viaje de una semana a Granada... volvieron encantados con la ciudad... enamorados de ella diría yo!!! Siempre estan hablando de Granada!!! Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, genial regalo! Es que la ciudad no es para menos, yo estoy deseando ir antes de que pasen otros 16 años...
      Bsoo

      Eliminar
  5. La verdad es que es de los pocos sitios de españa, junto con Barcelona que tengo ganas de conocer!!
    por cierto no he dejado el blog, me daba mucha penita...

    un besote grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, así si abres otro, puedes enlazarlo desde ahí.
      Y Granada seguro que no te decepciona y Barcelona tampoco, aunque son muuuy diferentes!
      Bsitoss

      Eliminar